Transcurría aquel lejano 1976 cuando un grupo de jóvenes amigos convocados por José Luis de la Cruz Alemán, entusiastas de la observación y estudio de las aves silvestres, se reúnen en el colegio La Salle de Talavera de la Reina para crear la Asociación Ornitológica ARDEIDAS, atractiva denominación que hacía alusión a la familia de las garzas, aves muy llamativas y abundantes en nuestros ríos y embalses. Gracias al apoyo recibido por el colegio, cediéndonos desinteresadamente un local donde reunirnos, y en especial al hermano Abilio Martínez Culebras, cuya rúbrica apareció en los primeros estatutos legales de 1978, comenzó la andadura de la Asociación pionera en la conservación de la naturaleza en Talavera de la Reina, y una de las más veteranas en el ámbito regional y nacional.

ARDEIDAS nació preocupada por la conservación y estudio de las aves silvestres para luego acaparar en sus actividades todo lo relacionado con la naturaleza en general, adaptándonos a los nuevos tiempos que corrían y siguiendo el mismo camino que otras asociaciones españolas. Así, sin olvidar nuestras raíces, se adopta una nueva definición: ARDEIDAS, Asociación para el Estudio y Protección de las Aves y sus Hábitats.

Gracias a la labor del inolvidable Félix Rodríguez de la Fuente, este país empezaba a valorar su patrimonio natural, el más rico de Europa y sus documentales fueron, sin duda, uno de los mayores incentivos para que empezaran a proliferar las asociaciones ecologistas y conservacionistas, como fue nuestro caso.

En un principio, nuestra trayectoria se enmarcó claramente en posiciones ecologistas y de defensa de la naturaleza, como las primeras campañas que se realizaron en Talavera de la Reina en contra de la contaminación del río Tajo o de la protección de nuestras últimas Cigüeñas blancas (por entonces estas aves estaban en claro declive poblacional), con la clara intención de concienciar a la gente de la calle, y que culminaron en la realización en la I Jornada de Medio Ambiente, en 1980. Sin olvidar su espíritu reivindicativo, poco a poco, ARDEIDAS desarrolla estudios divulgativos y científicos sobre especies y ecosistemas naturales, que van apareciendo en las más prestigiosas revistas de nuestro país. Varios socios de ARDEIDAS interesados en el mundo de la fotografía de la naturaleza y viajes crean la agencia Foto-Ardeidas y, posteriormente, el proyecto editorial Agesma, en cuyo ámbito han publicado ya numerosos libros de naturaleza (ríos ibéricos, setas, patrimonio natural, libro rojo de vertebrados..).

En el ámbito local, ARDEIDAS forma parte del Consejo Local de Medio Ambiente y a nivel regional del Consejo Asesor de Medio Ambiente, colaborando activamente con la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. En el plano nacional colaboramos en muchos proyectos de la Sociedad Española de Ornitología.

Mantenemos una constante presencia en los medios de comunicación locales y regionales,  denunciando y opinando sobre los aspectos medioambientales que afectan a nuestro entorno, por eso  somos una referencia en los asuntos medioambientales que acontecen en nuestro ámbito de actuación.

Otros de los frentes más ampliamente abordados por ARDEIDAS en los últimos años es la Educación Ambiental, claramente convencidos de que el conocimiento y protección de nuestro entorno debe empezar desde las edades más tempranas para formar una generación de futuros hombres dispuestos a preservar nuestro más valioso y necesario patrimonio. Son ya miles los escolares y otros colectivos que han participado en los talleres de Educación Ambiental, desarrollados a petición de colegios, entidades culturales y ayuntamientos de nuestro entorno. Actualmente gestionamos el ambicioso programa de medio ambiente del Ayuntamiento de Talavera de la Reina.

Además de las numerosas actividades programadas para los socios,  organizamos diversas actividades abiertas al público en general y que tienen gran éxito de participación y mediático: campañas de anillamiento científico de aves, celebración del Día Mundial de las Aves, jornadas micológicas, recibimiento a las grullas invernantes, excursiones...

Han sido muchos años de camino llano, lleno de satisfacciones, pero también pedregoso donde no faltaron las frustraciones y el desánimo. En el zurrón guardamos muchos proyectos más, y muchos deseos de compartir lo que sin duda ya forma parte importante de nuestras vidas, de nuestro trabajo, de nuestro ocio: sorprendernos en la naturaleza y, por supuesto, conservarla y concienciar para que todos seamos un poco más humanos.